viernes, 21 de noviembre de 2014

Evaluación de fin de año


El fin de año es un buen momento para evaluar si alcanzamos o no los propósitos que establecimos al inicio del año.

En un taller que realice recientemente, en la última reunión del grupo, conversamos sobre la importancia de realizar una evaluación inicial, periódica o intermedia y final cuando se trata de medir los avances en el desarrollo de un determinado proyecto.

Por ello, en el momento de planear, es importante establecer no solo las metas a alcanzar, sino algunos indicadores medibles que nos brinden información sobre como vamos, que nos falta, o si son necesarios algunos cambios o ajustes.

Si esto es aplicable en cualquier ámbito, con mayor razón en el proyecto más importante que todos tenemos, el proyecto de nuestra vida.

Si deseamos una vida plena y saludable es necesario establecer propósitos claros enfocados a las distintas áreas en las que buscamos mejorar cualitativamente como son en el campo de las relaciones humanas, en el laboral o económico, de crecimiento espiritual y cultural, aumentar, adquirir o mejorar algunas habilidades o talentos, así como en el aspecto físico o de la salud.

Pongamos un ejemplo, supongamos que usted desea dejar de fumar porque ésta práctica representa un problema para su salud así como para la de aquellas personas que lo rodean, sería bueno iniciar con una sincera evaluación de hasta que grado este hábito se ha convertido en una adición que represente una dependencia física y psicológica en términos de comportamiento en distintos momentos de su vida.

Quizás algunos propósitos adecuados podrían ser disminuir de manera programada la cantidad de cigarrillos que se compran y se consumen, otra buena acción podría se establecer horarios y lugares restringidos para fumar, o iniciar con el uso de alternativas como los vaporizadores o cigarrillos electrónicos y boquillas. Aquí verán a que me refiero www.ivapeo.com

Aunado a esto sería de gran ayuda iniciar con la adquisición de información o participar en programas diseñados para ayudarle a cambiar de pensamientos y reflejos asociados con el hábito de fumar.

Otras acciones complementarias que ayudarían en su propósito de dejar de fumar podrían ser la práctica de algún deporte de manera rutinaria, así como aumentar la frecuencia con que lleva a cabo actividades de esparcimiento y diversión.

Si se diseña un plan donde se señalen tareas precisas a realizar en un tiempo o momento determinado sería factible ir midiendo el avance, lo que permitiría corregir desviaciones oportunamente aumentando así las posibilidades de éxito.
No basta con hacer una lista de buenos propósitos para el Año Nuevo, si usted desea realmente cambiar es necesario diseñar un proyecto de vida que considere planes con tareas específicas que se conviertan en las pequeñas metas que al irse alcanzando poco a poco lo llevarán definitivamente al resultado deseado.

Hasta la próxima
Roc.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, por favor anota tu nombre y tu e-mail y ponto nos pondremos en contacto contigo.