lunes, 2 de marzo de 2015

Cuando el problema es dinero


Amigos, les ha pasado que con frecuencia parece que tenemos que perseguir el dinero, ¿no sería maravilloso que el dinero tuviera que perseguirnos a nosotros?
Si, ya se lo que están pensando… Que este es un sueño imposible de alcanzar. Pero lo crean o no, todos podemos convertirnos en imanes para el dinero.
Para lograrlo es necesario hacer consiente cuales son las razones por las cuales el dinero se mantiene alejado de nosotros, si las identificamos podremos realizar los cambios necesarios y convertirnos en buenos amigos del dinero.
Lo primero que hay que revisar es como esta nuestra vibración de la abundancia.
Si pasamos demasiado tiempo de mal humor o enojados, pensando en lo que no tenemos o en lo que nos hace falta, en las deudas, los gastos que hay que cubrir, lo pesada que es la carga financiera de nuestro hogar o negocio y nos quejamos con frecuencia de nuestra precaria situación económica, lo que estamos haciendo es fortalecer la vibración de la pobreza, y esto no es lo deseable.
Las cosas serían diferentes si al pensar en el dinero lo hiciéramos en términos positivos, sintiéndonos bien con él,  con la certeza de que llegará de manera fácil y en el momento justo, al igual que si hiciéramos una cita con algún amigo muy querido en un café,  y sabemos con seguridad que somos correspondidos en nuestro afecto, y por lo tanto, por ningún motivo él faltará a la reunión. Después, a pesar de esta seguridad, al verlo llegar nos alegramos sincera y enormemente.
Recordemos que  la “Ley de la Atracción” no toma decisiones por nosotros pero responde como un esclavo a nuestros pensamientos, y específicamente a los ciclos de observación en cadena, por eso es que cuando – observamos – pensamos – vemos - hablamos - o escuchamos - algo relacionado con carencias o pobreza, ésta se reproduce en nuestra vida.
Modifiquemos esto conscientemente, utilicemos nuestros sentidos para enfocarlos en cuestiones de abundancia. Alineemos nuestra energía física y mental con la vibración de la prosperidad, pensemos que somos merecedores de lo que deseamos, que nuestras necesidades deben ser atendidas de manera perfecta y en el momento justo, que nuestros intereses son tan importantes como los de los demás y que somos valiosos para el mundo porque tenemos cosas positivas que aportar a través de nuestro trabajo y creatividad.
Seamos más valientes y rompamos con los miedos que bloquean nuestra riqueza, vale la pena arriesgarse a intentar cosas nuevas, como abrir distintos canales para que el dinero llegue a nuestra vida, quizás nuevas formas de manejar nuestras finanzas, y porque no, pedir más de lo que hasta ahora hemos tenido, aprovechando con más eficiencia las oportunidades de recibir dinero que se nos presenten.
Las necesidades y los intereses de los demás son importantes pero los tuyos también, así que de ahora en adelante ponlos en primer lugar para poder avanzar y envíale al universo la señal de que estas listo para recibir la riqueza que te corresponde.

Hasta la próxima

.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, por favor anota tu nombre y tu e-mail y ponto nos pondremos en contacto contigo.