lunes, 7 de julio de 2014

Podemos elegir

Se dice que es fácil hablar, escribir, incluso hay quienes afirman que saber qué hacer en algunas ocasiones es solo cuestión de un poco de sentido común. Lo que no es tan fácil es... ponerlo en práctica.

Si se preguntan hacia dónde voy...

Déjenme decirles que en estos momentos estoy reflexionado sobre lo que permito que me haga daño. Por favor déjenme subrayar "Permito". Porque así es estimados amigos, soy yo la que deja que ciertas situaciones, emociones o personas me hagan sentir mal, es decir, me eleven como a un príncipe, o me humillen como a un mendigo (jeje, lo digo por la imagen que escogí para esta nota).



Podemos elegir, es cuestión de cambiar de actitud, de dejar de recordar aquello que nos lastima o nos duele, o de compadecernos por algo que no es lo bastante importante como para que le dediquemos tiempo, ni siquiera en pensarlo y menos en estarlo comentando.

No podemos elegir nuestras emociones, o quizás las circunstancias que nos toque enfrentar en un determinado momento, pero es bueno recordar que podemos elegir, que podemos decidir como reaccionar y escoger la actitud que mas nos ayude. Siempre tendremos la opción de elegir.

¡Si una actitud no me ayuda, simplemente, la cambio!


Hasta la próxima
Roc.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, por favor anota tu nombre y tu e-mail y ponto nos pondremos en contacto contigo.