lunes, 21 de octubre de 2013

Inteligencia Emocional


Esto es algo que alguna vez nos ha pasado a todos, ante una determinada situación hemos explotado dejándonos llevar por la emoción del momento, llámese rabia, miedo, ansiedad amor, pasión, alegría o hasta exceso de euforia. Luego nos damos cuenta que no queríamos reaccionar de esa manera aunque muchas veces ya es demasiado tarde. Este tipo de reacciones suelen tener malas consecuencias, y llegan a afectar, a veces de manera irreparable las relaciones de pareja, familiares, personales o de negocios por lo que es muy importante aprender a utilizar nuestra Inteligencia Emocional.

Detengámonos un momento y analicemos ¿Qué es una emoción?, esta parece una buena definición:

  • La emoción es un estado fisiológico corporal que está asociado a un patrón de comportamiento característico de la especie humana. Este patrón puede ser reconocido por cualquiera; si una persona está llorando, alicaída y su rostro está triste, no hay duda de que la emoción que domina a esa persona en ese momento es la tristeza; además, eso está acompañado por un determinado ritmo cardíaco, tipo de respiración, hormonas, neurotransmisores del cerebro, etc.

  • Las emociones están ligadas a cualquier actividad del ser humano, no sólo a las relacionadas con el liderazgo en las organizaciones. Por ejemplo, hay actividades, como la atención al público, el trabajo en hospitales, etc., que requieren un gran dominio emocional para que esas personas tengan una mejor calidad de vida, puesto que deben desprenderse de la carga emocional que conlleva ese tipo de trabajo.

  • Todas las emociones son, en esencia, impulsos que nos llevan a actuar, programas de reacción automática con los que nos ha dotado la evolución.

  • Las Emociones son: La rabia, el miedo, la ansiedad, el amor, la felicidad, la tristeza y la relajación.


Ahora, de una manera sencilla digamos que la inteligencia emocional es la capacidad para:

  • Conocer las propias emociones (reconocer un sentimiento mientras ocurre), esto es darse cuenta de nuestras emociones en el acto.

  • Guiar las emociones (manejar sentimientos para que sean adecuados), no dejarse llevar, si no mas bien llevar las emociones adecuadamente.

  • Controlar la propia motivación (ordenar emociones al servicio de un objetivo). De nada sirven emociones como la tristeza y el miedo, si se quiere tener motivación para conseguir algo en la vida, con ayuda de la inteligencia emocional se pueden controlar la motivación a través de emociones acordes con el proceso que se vive.

  • Reconocer emociones de los demás (desarrollar empatía: habilidad fundada en la adaptación a las sutiles señales sociales que indican los que otros necesitan o quieren.

  • Manejar las relaciones (las emociones de los demás).


Hombres y mujeres con una Inteligencia Emocional desarrollada se comportan: sociales y alegres, con una notable capacidad de compromiso, asumiendo responsabilidades, siendo solidarios, expresando sentimientos abierta y adecuadamente, comunicándose en forma fluida.

Hasta la próxima

Roc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, por favor anota tu nombre y tu e-mail y ponto nos pondremos en contacto contigo.