lunes, 5 de diciembre de 2011

Nuestro niño interior

Quisiera pedirles por un momento que piensen en el niño interior que llevan adentro...¿Como se lo imaginan? Qué piensan cuando les hablan del niño interior que todos llevamos adentro?

¿Qué sienten? ¿Qué se imaginan?

Quisiera platicarles lo que yo encuentro todos los días en la terapia...Personas que a veces tienen miedo de hacer la dinámica de encuentro con el niño interior porque no quieren volver a sufrir lo que de niños vivieron, o por el otro lado personas que tienen miedo de encontrarse con un niño que fué absolutamente feliz y no quieren encontrase con el ya que ahora no sabrían como decirle que ya no lo son...

Mis queridos amigos quisiera invitarlos a que realicen este pequeño ejercicio:

Imaginen que se sientan en una habitación absolutamente vacía en un silla... y sin moverse demasiado piensen en el niño que fueron a los 4 o 5 o 6 o 7 años de edad...no mas y no más porque todavía a esa edad tenemos todos una buena dosis de inocencia, amor por las cosas simples (como el ratón que se va a llevar nuestro diente..) y también ilusión por el futuro, a esa edad, no le hemos dado tiempo ni suficiente información a la mente ni al corazón para contaminarse con resentimientos, culpas insalvables o miedo al fracaso.

Cuando lo vean entrar a esa habitación vacía... Dejen que el traiga a ese lugar sus juguetes favoritos, sus revistas o libros de iluminar, sus recortes o estampas… Y mientras imaginan que él llena con sus cosas el lugar, ustedes solo mírenlo, perciban su olor, oigan su voz, admiren su tamaño, su ropa, su peinado y lo bello de sus ojos y su mirada... 

Cuando estén listos dejen que se acerque a ustedes... Llámenlo, o ustedes acérquense... Háganle saber que han regresado a estar con el, si les dan ganas de llevarlo consigo, solo ofrézcanle su amor incondicional, respeto y cuidado, tómenlo entre sus brazos y si lo ven solo y triste no lloren, mejor díganle "Ya regrese, yo me hago cargo de ti" y dicho esto, miren sus ojos y su mirada, sabrán entonces que ese niño dentro de ustedes estaba esperando que se decidieran a ir por el, sáquenlo del lugar triste en que quedo atrapado (dentro de sus recuerdos) y llévenselo de ahí...

Si esta contento, pídanle que les recuerde cómo era tener ilusión y simpleza para pasarla bien con lo que fuera... Una ficha, un tazo, un trompo, un coche sin ruedas, un peluche sin ojo... Lo que fuera...

Cierren el ejercicio diciendo esta frase que de verdad es muy significativa y que enseño a todos mis pacientes y alumnos." YO SOY, YO ESTOY, YO EXISTO, YO MEREZCO, DESDE TODO MI PASADO, EN MI PRESENTE Y HACIA TODO MI FUTURO...ME AUTORIZO, ME DOY PERMISO"

PONGAN AL FINAL ESTA CANCIÓN QUE ME PARECE FABULOSA MIENTRAS IMAGINAN QUE TOMAN A ESE NIÑO EN SUS BRAZOS Y SE LA DEDICAN.




Hasta la próxima
Roc.
.

5 comentarios:

  1. Muy lindas palabras, todos tenemos un niño interno, por mas escondido que lo tengamos, todo el mundo tiene el suyo =)

    ResponderEliminar
  2. Estupenda nota, tenía tiempo de no reflexionar sobre estas cosas y sabes... hoy he tenido un agradable encuentro con mi niño interior gracias a ti. Es indispensable invertir tiempo en nosotros mismos. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Saludos posicionamiento web y Cashflow, espero que esta nota los motive para abrazar con ternura y con más frecuencia a su niño interior. Bienvenidos a CADYDH, un blog donde el objetivo es aprender juntos a pensar, a sentir, a decidir... ¡A VIVIR!.

    ResponderEliminar
  4. me encanto esta padrisimo felicidades me gustaria que mandaran mas de estos tipos de ejercicios besos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, gracias por tu vista y comentario, y desde luego, es nuestro propósito para el próximo año incluir más ejercicios prácticos en el blog. Espero que estés inscrita en nuestras noticias para que recibas las actualizaciones de este blog oportunamente.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, por favor anota tu nombre y tu e-mail y ponto nos pondremos en contacto contigo.