lunes, 23 de noviembre de 2009

FE


También la FE nace de la GRATITUD.

La mente agradecida espera continuamente cosas buenas, y esta expectativa se transforma en FE.

La acción de estar en gratitud, alimenta la Fe. Es necesario entonces, cultivar el HABITO de ESTAR AGRADECIDO por cada cosa buena que llega a nuestras vidas, y dar las gracias continuamente. Y porque todas las cosas han contribuido a que avancemos, debemos incluir todas las cosas en GRATITUD.

Es recomendable evitar dedicar nuestro tiempo en conversaciones acerca de los defectos, criticas, acciones incorrectas, enfermedad, pobreza, falta de armonía o carencias de cualquier índole.

Nunca es demasiada la importancia que se pone a la CONTEMPLACIÓN FRECUENTE DE LA IMAGEN MENTAL, acoplada con la FE firme, y la GRATITUD sincera.

Hasta la próxima.
Roc.

1 comentario:

  1. En mi familia siempre me enseñaron a ser agradecida, por mi madre que me eseñaba a ser agradecida a la gente que estaba cerca para ayudarme y mi padre me enseñó a ser agradecida al Señor que con su amor infinito nos hace pasar los mejores y los peores momentos de la vida.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, por favor anota tu nombre y tu e-mail y ponto nos pondremos en contacto contigo.