lunes, 19 de octubre de 2009

LA RESONANCIA


La energía de la apreciación es muy poderosa, y la conexión que ésta energía tiene con el corazón y el cerebro es además de un complejo proceso bioquímico, un efecto de la resonancia.

La resonancia es el proceso en el que una frecuencia vibratoria se alinea o junta con otra, de esta manera, cuando la frecuencia vibratoria de la voz de un cantante se junta con la frecuencia de la copa de cristal, es muy probable que ésta se rompa, si dos violines con la misma afinación (frecuencia) reposan en los extremos opuestos de una habitación y se tañe al aire una cuerda de uno de los dos violines, comenzará a vibrar la cuerda correspondiente del otro violín.

La resonancia fue descubierta accidentalmente por el relojero Christian Huygens hace cuatro siglos. Huygens inventó los relojes de péndulo y coleccionaba una gran cantidad de ellos, un día observó que todos los péndulos se movían al unísono a pesar de que los ponía a andar en diferentes momentos, cuando intentó poner a andar los péndulos en ritmos diferentes, éstos empezaban a mecerse de nuevo en justa sincronía, guiados por el péndulo que marcaba el ritmo más fuerte.

De esta manera la resonancia explica la forma en que los ritmos del corazón hacen que las ondas cerebrales se alineen con ellas.

Cuando nos encontramos con un profundo estado de apreciación, auténtico y honesto, nuestro corazón y cerebro entran en armonía y coherencia (exactamente a 0.1 Hz., el punto en el cual los ritmos de nuestro corazón completan un ciclo cada diez segundos).

La resonancia pudiera explicar muchas de las conductas colectivas, veamos un ejemplo:

Si ante la noticia de que Michael Jackson ha muerto, un grupo de sus seguidores entran en un estado de depresión o tristeza profunda,y se juntan para hacerle un tributo, probablemente, aquellos que convivan un rato con este grupo de fans deprimidos, se puedan sentir contagiados de ese sentimiento, con la salvedad de que tal vez no sientan el dolor de la pérdida, pero sin la sensación de no estar muy felices que digamos.

Hace poco, en esta ciudad, acabamos de vivir una contingencia sanitaria de proporciones mayores, y cuando uno salía a la calle podía percibir un a sensación de “Ciudad triste” o “preocupada”.

La vibración colectiva armoniza con la porción de nuestra vibración que pudiera tener un potencial depresivo o alegre, a menos que de forma activa y consciente nos resistamos y elijamos vibrar de otra manera.

Esto puede explicar el como nos sentimos de determinada manera,en alguna situción especifica, prueben a observar sus emociones y piensen un poco si no será consecuencia de un efecto de resonancia.

Hasta la próxima.
    Roc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, por favor anota tu nombre y tu e-mail y ponto nos pondremos en contacto contigo.